Sentencia de la AP de Badajoz, Secc 2ª, Sentencia 21/05/2019, rec. 222/2019, Ponente: Hernández Díaz Ambrona, Luis Romualdo

La AP Badajoz señala que la distancia entre las localidades en la que viven los progenitores, a efectos determinar la viabilidad de una custodia compartida, debe valorarse no tanto en la distancia que media entre las mismas sino en el tiempo que se tarda en los desplazamientos.

Proceso de adopción de medidas paterno-filiales a favor de un menor de corta edad, fruto de la relación afectiva habida entre las partes. El juzgado establece la custodia compartida. Recurre la madre en apelación, interesando en su favor la custodia, por ser la modalidad que se ajusta mejor al interés del menor, toda vez el mayor apego del bebé hacía ella y sus mejores habilidades parentales, dada la inmadurez del padre por su juventud, como demuestra que le sea imprescindible la asistencia de sus padres. Alude también a que tiene cierta adicción a la marihuana y a que los progenitores viven en pueblos diferentes que distan entre sí 21 kms.

La AP recuerda la doctrina jurisprudencial que contempla la custodia compartida como el régimen que protege mejor el interés del menor. Respecto a la edad de los progenitores, la juventud del progenitor no es necesariamente un impedimento para la fijación de una custodia compartida. Tampoco es incompatible la custodia compartida con la ayuda de los abuelos, al contrario, es uno de los factores a valorar positivamente. Respecto al consumo de marihuana, señala que no se puede confundir el consumo ocasional o esporádico con la adicción, y en este caso no se ha demostrado que el padre sea drogadicto, al contrario, ha sido él mismo quien propuso la prueba de análisis, con resultado negativo. En cuanto al mayor apego del niño a la madre, señala que es normal en un menor de tan corta edad conviviendo con ella a diario, pero la custodia compartida va a reforzar los lazos con ambos progenitores, lo que va redundar a la larga en beneficio de su personalidad y de su desarrollo emocional. En cuanto a la distancia entre los pueblos en los que residen, señala que la realidad física espacio-temporal es que el padre tardará unos veinte minutos en coche en llevar al colegio al niño y por tanto la custodia compartida se puede llevar a la práctica sin que ello comprometa el interés del menor. De mantenerse criterio distinto, no existiría el sistema de custodia compartida en las grandes ciudades, donde por lo general cualquier desplazamiento lleva más tiempo.

Fuente: El Derecho